martes, 5 de marzo de 2013

Nuestro parto (I): 8 horas en casa

Teníamos perfectamente planificado cómo reaccionar el día en que me pusiera de parto: Mi madre, como os he contado infinidad de veces, es matrona y teníamos previsto llamarla cuando las contracciones empezaran a ponerse serias para que nos acompañara el máximo tiempo posible en casa y llegar al hospital cuando las contracciones fueran tan dolorosas como para pedir la epidural.

El día que cumplía las 40 semanas no fue demasiado especial. Llevaba tres días expulsando tapón mucoso y me habían hecho la maniobra de Hamilton cinco días antes sin ningún éxito (¡mejor!).

Esa tarde, con mi ginecólogo, vimos por última vez la cara de nuestra bebé en blanco y negro y me repitieron la maniobra de Hamilton (¡qué alguien me explique ese empeño, por favor!) y por la noche, después de cenar, decidimos dar un paseo largo e ir en busca de unos helados (¿helados en febrero?). Por el camino sentí algunas contracciones, como los días anteriores, y mi marido iba haciendo fotos de cada cosa que hacíamos. Algo le hacía pensar que esa noche se quedaría en nuestro recuerdo.

Llegamos a casa, y como todos los días nos metimos en la cama antes de medianoche. Yo empecé a estar incómoda y él cayó dormido al instante. Sobre las 12.30 empecé a contar el tiempo de las contracciones, porque me resultaba imposible estar tumbada, y... ¡sorpresa! Eran perfectamente rítmicas y se repetían cada 5 minutos.

Desperté a mi marido y le dije que me iba al sofá, que no aguantaba más en la cama. Intentamos poner una serie pero a mí se me hacía imposible prestar atención. Una hora más tarde las contracciones seguían y la sensación se había intensificado. No quería llamar a mi madre aún, pues no habían pasado las dos horas de contracciones cada 5 minutos con las que recomiendan ir al hospital, así que me metí en el baño y cuando venía el dolor mi marido aplicaba agua calentita en los riñones.

Me esperaba que la sensación de contracción estuviera más dirigida hacia la barriga, quizá hacia la pelvis... pero en mi caso era un dolor de riñones en toda regla.

Así nos dieron las 03.00 de la madrugada y decidimos avisar a mi madre, que en cuanto llegó me sacó de la bañera porque dijo que frenaba la dilatación. ¡Qué pena! Yo estaba tan a gusto en el agua... Me hizo un tacto vaginal y vio que estaba muy poquito dilatada, quizá 2 cm. Como el dolor de las contracciones era soportable, decidimos seguir en casa algunas horas más.

El reloj avanzaba y las contracciones iban y venían. Cuando venían, el dolor me pedía estar a 4 patas y calor en la espalda (¡gran invento la bolsa de agua caliente!), pero cuando se iban podía tener una conversación normal y estaba de buen humor. Poco a poco fuimos pasando la noche y llegó un momento que entre contracción y contracción mi cuerpo ya no descansaba, el dolor no desaparecía del todo y el rato de descanso, cada vez más corto, yo sólo quería estar tranquila y concentrada.

Hacia las 8 de la mañana mi madre me volvió a repetir el tacto (veredicto: las contracciones boca arriba duelen más) y ya estábamos más avanzadas: 4 cm de dilatación. Mi marido llamó al ginecólogo mientras me vestía y bajamos a coger el coche para ir al hospital. En la calle, justo antes de entrar en el coche, tuve una contracción muy fuerte, de esas que te doblan, y vi algunas caras conocidas de vecinos que iban al trabajo fijándose en mí. La sensación de desamparo y de estar expuesta fue tan grande que rompí a llorar como una niña pequeña y así me pasé el viaje al hospital. Y es que al fin y al cabo, como me dijo Mamá(contra)Corriente por otro motivo, somos mamíferas, y las mamíferas hacen su nido en una zona tranquila y oscura...

38 comentarios:

  1. Aquí me quedo esperando una segunda parte. Espero que esteis fenomenal.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. Pero qué bueno estar en casa tranquilita, y en el agua si era lo que te apetecía. Lamento el incidente con tus vecinos, pero imagino que en el hospital aún te pasase con más gente... es lo que tiene dar a luz fuera de casa...

    Nos quedamos con muchas ganas de la segunda parte!!!

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, en el hospital igual. Supongo que es por esperar tanto, si llegas al hospi cuando aún no te duele mucho, se llevará mejor.

      Eliminar
  3. ¡Qué campeona! Con ganitas ya de la segunda parte.
    Un besazo guapa!!

    ResponderEliminar
  4. Q suerte tener a tu propia matrona profesional en casa y poder estar tranquila pasando esas horas en tu casita en lugar del hospital.....como vais con la princesita?

    ResponderEliminar
  5. Estoy deseandito leer la segunda parte. Yo tb me humbiera metido en la bañera con agua calentita, es lo que apetece en el momento. Jiji! Besos

    ResponderEliminar
  6. Deseando leer la segunda parte. Un beso

    ResponderEliminar
  7. Ya estoy deseando leer la segunda parte!!!!!
    Yo creo que no seré capaz de aguantar tanto en casa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SI no hubiera estado mi madre, quizá yo hubiera aguantado hasta las 5 o así, pero mi marido me hubiera llevado derechita a urgencias a las 3!!

      Eliminar
  8. q tino tu marido con las fotos ese día!! lo presentía!!

    ResponderEliminar
  9. Ays...qué ganas de seguir leyéndote. Qué suerte tu mami y tu pareja ahí apoyando.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me acuerdo de tu primer comentario en mi blog, antes de estar embarazada, que decía algo así que qué bien empezar a leer desde el comienzo de la aventura, ¡¡y mira ahora!!
      Un beso muy gordo y gracias por estar siempre al otro lado!!

      Eliminar
  10. Todas expectantes! Me has dejado impresionada.

    ResponderEliminar
  11. Vaya suerte contar con un matrona en casa!
    Pues me quedo esperando la siguiente parte!
    Un besito.

    ResponderEliminar
  12. Ayyy...qué recuerdos!! Y qué suerte tan grande que tu mami sea matrona y estuviese a tu lado!!!
    Muas!

    ResponderEliminar
  13. que suerte que pudieras contar con tu madre, es un alivio en momentos así, me ha sorprendido que el agua relantice la dilatación...

    esperando parte 2, disfruta al máximo!
    besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es una suerte!! Lo del agua no lo sé, eso decía mi madre...

      Eliminar
  14. Estoy deseando leer la segunda parte!! La verdad es que lo de los vecinos tiene que haber sido un palo. Con lo coquetuela que soy yo, me pasa eso y me dan los siete males... Un besote, preciosa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, imagínate!!! Y no os he contado que en mi casa se oye todo y los gemidos que salían de mí con cada contracción sonaban al mejor de los orgasmos!! Mi marido a la mañana siguiente ea el hombre más admirado del vecindario, jejejeje!!

      Eliminar
  15. Muchas gracias por compartirlo!! Estoy a 1 semana de mi FPP y tambien me pregunto....como sera todo?
    Un abrazo grande grande, Carol

    ResponderEliminar
  16. ¡Hola Estrella! Te damos la enhorabuena por la llegada de tu pequeña. Que tu madre sea matrona desde luego es una suerte, contar con su apoyo emocional y profesional, ha debido ser importantísimo. ¡Estamos deseando conocer el resto de tu historia de parto! Nuestro empeño es fomentar el parto respetado, de ahí nuestro lema: ¡I love parto respetado! Ahora a disfrutar de tu bebé y de tu maternidad. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Qué bueno! Cómo te entiendo niña, lo de la luz fuerte...lo bien que se está en la tenuidad... Yo cerraba los ojos. Felicidades mami!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Madi!! Cuando venía el dolor, me acordaba mucho de ti, porque fue el último relato de parto que leí.

      Eliminar
  18. Que bonito Estrella, he encontrado tu blog de casualidad, buscando info sobre TO..y me quedo por aqui..porque me encanta! Me he emocionado con la historia..a mi se me hace ya tan lejano...
    X cierto que suerte que tu madre sea matrona!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Que información buscabas? Te puedo ayudar? Yo hace nada veía también esto súper lejano, parece que nunca va a llegar!! Y luego pasa volando y cada etapa para conseguirlo, búsqueda incluida, merece ser recordada!!

      Eliminar
    2. Pues buscaba info sobre cuanto se tarda en ovular despues del TO +, es que lo hicimos un dia antes de ver el + y no sé si habrán aguantado tanto los bichis..gracias x tu ayuda y enhorabuena x tu pequeña!

      Se me hace lejano xq mi peque ya tiene 13 meses..y tengo mono d barriga..jeje..si que es verdad que todo se pasa volando

      Eliminar
    3. Lleváis mucho tiempo buscando al segundo? Generalmente, después de dar + el TO se ovula a las 24 horas aproximadamente. Un día antes de dar el TO + está bien, los bichitos aguantan más de lo que creemos!! En nuestro caso (lo puedes leer en alguna entrada) lo hicimos un sábado y yo esperaba ovular el lunes-martes si no recuerdo mal... Y aquí esta el bebé!!

      Eliminar
    4. Que casualidad! Yo también lo hice sabado, y como el To dio positivo el domingo supongo que ovule lunes o martes como mucho.

      Es nuestro primer mes d búsqueda, tras una triste experiencia (aborto y legrado en enero)

      Eliminar
    5. Lo siento mucho, la verdad es que no puedo no imaginarme lo duro que debe ser un aborto. Por lo que me dices tenéis posibilidades, y si ya te quedaste embarazada supongo que tus ciclos han vuelto a la normalidad tras el embarazo del primero. Aquí te espero para que me vayas contando!!

      Eliminar
    6. Muchas gracias! Espero esta vez tener mas suerte :)

      Eliminar