viernes, 24 de mayo de 2013

Shhhh... alguien está viniendo al mundo

Esta semana se celebra la Semana Mundial del Parto Respetado 2013.
La imagen que han elegido y el lema "Por favor, no molestar: Estamos de parto" recuerda a aquellos carteles que todos hemos colgado alguna vez en la puerta de nuestra habitación del hotel cuando, agotados, nos vamos a la cama tras una noche de farra. Y generalmente se nos respeta, ningún trabajador del hotel entra a limpiar la habitación por tu bien,o a subirte el desayuno porque necesitas comer. Por supuesto que el parto es un proceso más serio que el descanso tras una noche de juerga, por ello debería ser aún más respetado. Y generalmente las muestras de respeto son silenciosas.

Tuve a mi hija en un hospital IHAN, con protocolo de parto humanizado. Tuvimos walking epidural, balón de pilates, piel con piel y una hora de paciencia por parte del ginecólogo antes de hacerme una episiotomía porque mi hija no salía (¿quizá cambiando la postura?).

Echo la vista atrás y no sé si fue un parto respetado pero sí fue disfrutado a ratos entre risas y a ratos en silencio y penumbra cuando la cosa se empezó a poner dura. Hasta que llegamos al paritorio, con mi hija asomando y escondiendo los pelitos de la cabeza una y otra vez. Las contracciones eran muy intensas, tanto que juro que tenía visiones: imaginaba que con cada contracción tenía que recorrer una calle, y al fondo había una tienda con un cartel rojo (una tienda de chorizos, pensaba yo) a la que tenía que llegar. Empujaba, empujaba y nunca llegaba. Ahora imagíname recorriendo mentalmente la calle de la tienda de chorizos y un ginecólogo que, con cada contracción, apretaba con su mano mi vientre mientras me contaba chistes o me hacía gracietas como -Qué fácil fue meterlo y qué duro sacarlo, ¿eh?-. Sé que lo hacía por quitar hierro al asunto y me consta que con su mejor intención a la vista de lo bien que se portó antes y después. Pero un gesto tan sencillo como mantener un ambiente calmado y relativamente silencioso, como hacían sus compañeros, me hubiera permitido vivir aquella experiencia como me pedía mi cuerpo, dedicada a él.

Sería maravilloso llenar los hospitales de carteles como estos. Shhhh... alguien está viniendo al mundo.

17 comentarios:

  1. Pues sí, estaría muy bien :) Yo tengo una percepción similar de mi parto, quizás hubieron cosas que deberían haber sido distintas, pero no tengo mal recuerdo en absoluto, disfruté la experiencia.
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá también es una manera de ir por la vida, disfrutándolo todo, hasta los malos momentos hay que saborearlos para luego disfrutar de los buenos!!

      Eliminar
  2. Habrá que ir con el cartel bajo el brazo jjeej

    ResponderEliminar
  3. Shhhhh...
    (ay madre qué chiste, sólo podía contarlo un hombre 0_0 )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, el chiste era para meterle el bisturí por el culo, tal cual! Pero era un buen hombre... Con desconocimiento del mundo emocional femenino...

      Eliminar
  4. Cierto, muy cierto. Me hare con uno de esos cartelitos xa mi futuro parto. Jaja! Un besillo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, y lo cuelgas en la puerta del paritorio. Ole mi niña!

      Eliminar
  5. aún lo hablabamos el otro día con mi costillo que entre parir a casa a mi me da mucho respeto por si pasa algo, pero si los hosptales relamete te dejaran sentir que vas a tu ritmo, en un sitio acogedor... sería genial
    feliz finde, besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo! De todas formas creo que tenemos demasiado miedo al parto, y en realidad no hay tantísimos riesgos que justifiquen tanto atropello.

      Eliminar
  6. Pues la verdad es que sí. Tiene que ser molesto estar en esas circunstancias y que ande todo el mundo ahí dando por saco. Jajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado la entrada guapa.... shhh hablemos bajito ^^

    yo en el proximo parto (si viene..que este se está haciendo de rogar..) con que no me traten como a un bulto con ojos, me conformo.

    solo espero que dios me de fuerzas en ese momento para cagarme en toa la que me trate mal (que en el primero me dolia tanto que no era capaz ni de hablar...intentaba freirlas con la mirada pero no hubo suerte....)

    Un besazo guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que llegue prontito ese embarazo, y cuando se acerque el momento, puedes elegir con cuidado el hospital en que dar a luz. Cada vez hay más en los que los partos son respetados de verdad, y para saberlo basta con preguntar a mamás recientes. Pero las primerizas solemos meter la para y elegir el hospital "que nos toca" o el que esta más cerca de casa...

      Gracias por comentar!

      Eliminar