viernes, 7 de diciembre de 2012

La gota de leche (editado)

El martes 4 de diciembre, a un día de cumplir la semana 29 de embarazo, llegué del trabajo y, antes de hacer la cena, me fui a poner el pijama. Como cada día al desvestirme, me miré: miré mi barriga, que cada día me parece más enorme con ese ombligo que lleva dos semanas más fuera que dentro, recorrí con un dedo la línea negra que divide mi barriga en dos, observé mis pezones, más oscuros de lo que nunca hubiera imaginado...  Mis pezones, que  me parece que tuvieran vida propia porque evolucionan a su ritmo y últimamente los noto muy diferentes, a veces duelen, y tienen pequeños relieves. Acerqué un dedo y, como cuando notas una zona en tu piel diferente, apreté con él suavemente y lo deslicé... y entonces apareció: ¡una gota! 

Alucinada, volví a apretar y la gota creció. Una gran gota amarilla en mi pezón derecho. A gritos, llamé a mi marido, por un lado  la necesidad de compartirlo todo con él, pero también porque ese color tan amarillo no era lo que yo esperaba, la verdad. A él le encantó aquello y se fue a por la cámara de fotos a fotografiar "nuestra primera gota". Me encanta que quiera captarlo todo y vivir cada cambio a mi lado y me hace valorar muchísimo a las futuras mamás que se enfrentan a la maternidad en solitario.

A mí la gota me removió. Primero, por el color tan amarillo (amarillo pus), muy lejano de la idílica imagen que tenía en mi cabeza de una gotita blanca saliendo del pezón de una madre. Más tarde descubrí que el calostro puede tener un color anaranjado o amarillo y que se empieza a producir ya durante la primera mitad del embarazo. Para muestra esta foto que he encontrado en la página de facebook Carlos González + Apego, a la izquierda calostro y a la derecha leche materna.

Imagen tomada de aquí 
Debo reconocer que me causó algo de rechazo e incluso le planteé a mi marido si seguía pareciéndole atractiva después de ver aquello y si seguiría queriéndose acostar conmigo (a lo mejor os parece un poco subido de tono este pensamiento para un blog, pero así me sentí), y me juró y me perjuró que estaba orgulloso de mí, de mi cuerpo y que incluso lo sentía algo suyo.

Además, la gota me hizo enfrentarme al calendario "coño, la niña ya está aquí", y es que 75 días para salir de cuentas no son nada. 

Desde ese día han cambiado mis sueños, tengo ganas necesidad de preparar mi casa, me he dado cuenta de que el embarazo pasa y me gustaría ser más consciente, parar el tiempo, disfrutar... Quizá busque alguna clase de yoga prenatal, pero mi horario complica mucho casi todo.

En fin, cuantos grandes cambios puede provocar una pequeña gota -amarilla-.



25 comentarios:

  1. Que bonito lo que cuentas!!!. Sin dudas debe ser muy emocionante ver la primera gota y de ese color, en donde una madre primeriza tiene tantas dudas y cuestinomaientos...
    A mi eso no me pasó, ya que me bajó la leche tardíamente, ya que tuve a mi hija con una cesárea de emergencia, a las 34 semanas...
    Es precioso cuando el marido está integrado en el proceso del embarazo, a mi también me pasó.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que no puedo decir que fuera un momento precioso.,. Es un poco contradictorio, no suelen gustarnos nuestros propios fluidos!!! Pero poquito a poco lo voy asimilando y uniéndolo a la idea de maternidad. Lo que si fue es muy muy emocionante!!!! Creo que somos afortunadas de tener una pareja con quien compartirlo...

      Eliminar
  2. Pues ¡¡enhorabuena por ese "momento gota". Yo tuve uno parecido pero por la semana 35-36 y lo del color amarillo es por ser calostro pero ya veras como cuando tengas a tu nena y pasen unos dias se vuelve la leche blanquita ;)
    Aprovecha cada día con tu barriguita que como vea el tiempo vuela y no se si te pasará como a mi, que al final me daba pena que naciera mi peque y dejar de tenerlo dentro, sentirlo moverse, su hipo, sus pataditas....aunque ahora que ya lo tengo fuera la verdad que no lo cambio y el tiempo sigue pasando igual de raaapidoooo. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te he dicho que me encanta leerte tan requetefeliz con tu A!!! Yo me esperaba el "momento gota" un poco más adelante, como tu dices, en la semana 34-35... Y me pillo un poco de sopetón, eso y el color pus me desconcertaron un poco!!!

      Eliminar
  3. ¡Qué sensación más bonita!
    Es lo bueno de la leche materna, que los colores y texturas son variados y es más divertida que la de fórmula :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje! Mientras no sea verde creo que me parecerá hasta bien! Pero os juro que el momento "mi pezon echa pus" no mola un pelo!!! Y el momento siguiente "de aquí a ser una vaca me quedan dos telediarios" es contradictorio!

      Eliminar
  4. Jajajaj, me ha hecho una gracia tremenda. Yo acabo teniendo los pezones prácticamente negros y tan grandes que se salen de los absorbentes cuando doy a luz, jajaja. Y sabes, yo tenía un pendiente en el pezón derecho que me quité cuando me quedé embarazada de Nora, ahora me sale el calostro por cuatro agujeros, me tengo que limpiar bien porque se me endurece y tapona. Es súper curioso el tema cuerpo, qué marido somete tienes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!!!! Lo del puercing y la salida a chorro por los agujeritos no se me había ocurrido!!! Notas q ya tienes leche o aún no? Verás como un día alguien nos cotillee el ordenador y descubra mis fotos en pelota picá!!! Jajajaj!!!

      Eliminar
    2. Nooooooo, es el calostro, la subida es después del parto, pero es que cuando das el pecho, después puedes volver a relactar, si más ajenas y aprietas algo sale, por eso a mí me sale más, ya lo verás tú, jajá

      Eliminar
    3. Decía solete, pero la mierda del iPad me cambia palabras! Por cierto, quita lo del capcha plissss

      Eliminar
    4. Capcha? Yo tengo ese rollooooo??? Mil perdones, no tenia ni idea!

      Eliminar
  5. oooohhhh!!! qué sensación más bonita!!! tu cuerpo está ya preparado para lo que se avecina!!!!!!
    Disfruta mucho del momento.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es alucinante pero mi cuerpo eata mucho mas preparado que mi mente... Eso me tranquiliza!!!

      Eliminar
  6. jaja, soy sincera si digo que a mi (creo que ya lo exprese en mi blog), me daba cierto reparo lo de que me saliera leche, me hacia sentir muy rara y sentimientos muy contradictorios. Luego te acostumbras y lo ves tan normal. Ya no te queda nada. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que me asusta, que no me queda nada y no se si mi cabecita anda preparada o preparándose... Al menos esta claro que mi cuerpo si. Voy a buscar tu entrada porque exactamente asi me siento: con sentimientos algo contradictorios!

      Eliminar
  7. A pesar del "susto" me parece muy bonito y las palabras de tu marido geniales, a la altura de un gran hombre, como de ser.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De las cosas mas bonitas que tiene la busqueda de bebe y embarazo es descubrir mas facetas de la persona que te acompaña, la verdad es que te re-enamoras!

      Eliminar
  8. Me parece precioso! Al final no hemos quedado (perdona mi mala cabeza), a ver si antes de Navidad lo conseguimos. Me alegra mucho que tengas esa fantástica matrona tan cerca.
    Un besazo enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes! Mas tarde o mas temprano lo conseguiremos y se que no te da para mas la vida!!
      La matrona ayuda mucho!!

      Eliminar
  9. En mi caso fue anaranjada y me pareció un pasote lo que puede hacer nuestro cuerpo...Ya no queda nada, disfruta de tu barrigota!! ;)
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, bueno... si me sale anaranjada FLI-PO! ;)

      Eliminar
  10. Chica, pues yo no me di cuenta... pero me alegro mucho que lo estés viviendo todo tan bonito y acompañada. Es algo para valorar.

    Y por cierto, me he reído bastante con el post... Todas tenemos mitos en cuanto a los embarazos etc..y vaya caras se nos quedan cuando descubrimos que solo eran cosas nuestras...jejejeje

    Te mando un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que tengo suerte porque todos los que me rodean me lo están poniendo fácil! Pero no tener hermanas mayores o hermanos pequeñísimos hace que seamos un poco "lerdas" en los temas "corporales"!

      Eliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar