viernes, 8 de febrero de 2013

Miedo a las ayudas familiares tras el parto

Acabo de colgar el teléfono. Era mi suegra, que está como loca porque nazca su nieta. De hecho lleva estando como loca porque nazca "ya" desde la semana 34,  por mucho que yo le explique que antes de la 37 sería prematura, me manda callar diciendo "¡con ocho meses todos los bebés sobreviven!". Y como yo busco las cien vueltas a la pobre mujer, siempre tengo la sensación de que quiere "desembarazarme" lo antes posible, y no me siento a gusto con tanta obsesión.

Pero durante nuestra conversación, me ha contado mi suegra que para evitar la depresión postparto es importante contar con ayuda. Además ella es una experta, pues la vivió en sus propias carnes. Aunque estoy completamente de acuerdo en que para sobrellevar los cambios la ayuda y el apoyo son estupendos, me hace temblar imaginarme en mi casa a mi madre o a mi suegra, por turnos. Mi madre, por su trabajo diario con embarazadas y mamás recientes, es consciente de que muchas veces los familiares dirigen la ayuda a quedarse con el bebé mientras la nueva mamá cocinas limpia/ baja a la compra/ pasea al perro. No se dan cuenta de que la verdadera ayuda es facilitar a mamá y bebé pasar más tiempo juntos y sean ellos los que cocinen/ limpien/ hagan la compra o paseen al perro. Sólo espero que mi suegra también recuerde esto, y no sé si empezamos bien porque las posibles ayudas que me ha ofrecido han sido cocinar, planchar, poner lavadoras... y quedarse con la niña mientras vamos al cine.

También es cierto que otras mamás me han asegurado que la ayuda es más que necesaria y que, pese a las buenas intenciones, la implicación de otras personas en la vida familiar sigue más o menos igual que en el embarazo:
  • Si durante el embarazo has tenido a determinadas personas tan pendientes que han llegado a resultar pesadas, lo más probable es que esto siga igual tras dar a luz. 
  • Si alguien te ha ayudado en lo que más necesitabas (y no en lo que más ilusión le hacía), por ejemplo lavando la ropa del bebé y planchándola, o bajando al perro los días que has llegado más tarde del trabajo, como es mi caso, probablemente sigas contando con su ayuda desinteresada.
  • Si alguien parecía muy ilusionado pero su implicación ha sido "flojita", no tengas miedo porque de repente no va a sufrir una metamorfosis y seguirá en segundo plano.
Si esto es así, no tengo nada que temer: algunas de mis tías han estado un poquito más pesadas de lo normal, pero tampoco ha pasado de cuatro o cinco tardes durante los nueve meses; mi madre ha estado para lo que verdaderamente he necesitado (lavados y planchados, mudanza,...) y mi suegra no ha hecho un gran acto de presencia.

Y en cualquier caso, no quiero ser negativa antes de tiempo. Prefiero pensar en lo afortunada que soy porque cuento con las dos abuelas y lo deseadísima que es mi niña, no sólo por sus padres, sino por toda la familia.

11 comentarios:

  1. Puf, yo avise a mi madre de que quería espacio y que no quería visitas ni gente purulando, se lo tomo como que soy rara... no se, los quince días de la baja paternal nos bastabamos los dos sólos, papabatallas cocinaba, limpiaba y yo dormía y cuidaba al peque... Luego si tiré algo de mi madre, pero me apañaba sóla, no me gusta la gente diciendome lo que tengo que hacer, si necesito consejo lo pido. Un beso y suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En principio a mí tb me gustaría eso, disfrutar durante esos 15 días de nosotros, ordenarnos y acostumbrarnos los unos a los otros. Pero me dicen que, como soy primeriza, no sé a lo que me enfrento. Sólo espero llevarlo bien, porque a día de hoy no soporto las intromisiones!

      Eliminar
  2. Yo me encuentro en tu misma situación. También me da miedo la "ayuda" familiar, especialmente de parte de mi madre y de mi suegra... y yo soy igual que tú, no soporto las intromisiones. Espero que esto no me acarree problemas. Tendremos que tener paciencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que yo no ando con demasiada paciencia... sobre todo porque creo que son momentos únicos y no quiero perdérmelos por ser educada... Ay! Ya te contaré como salimos de esta!

      Eliminar
  3. Yo los primeros quince días dependí absolutamente de Mr. X (por la episio), después estuve algunas semanas por casa a mi ritmo y después ya pasamos el verano en la casa de veraneo de la familia de Mr. X, y allí pude dedicarme a estar con Peque porque las comidas y demás lo hacían entre mis suegros, cuñadas y sobrinos...Seguro que sabrás encontrar tu espacio, ya lo verás. Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me gustaría "disfrutar" los primeros 15 días de ser ultra-dependiente de mi chico e ir poniendo orden en nuestra nueva vida, soy consciente de que cuando él vuelva a trabajar necesitaré apoyo!! Jo, pero qué buen rollo tienes con la familia de Mr.X, me da muuuuuucha envidia!!!

      Eliminar
  4. Careful, seguro que es una excusa suegril para mudarse a tu casa y no salir!!!
    Los que vais a ser la familia sois vosotros tres y os tenéis que adaptar vosotros a la nena y la nena a vosotros.
    No te fíes de una suegra okupa que luego no la sacas ni con agua caliente, te lo aseguro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, me has leído la mente, he sido mucho más fina escribiendo pero exactamente has descrito mis miedos ;)

      Eliminar
  5. Estoy con Eva. Si necesitas ayuda, pídela en lo que la necesites pero, si ves que te apañas, mejor no tener a tu suegra haciéndose ama y señora de todo... Un besote!!!

    ResponderEliminar
  6. Que necesitarás ayuda.... la necesitarás, es una verdad incuestionable. Y si tienes personas dispuestas a estar ahí, mejor. Eso sí, como bien dices la ayuda no es "yo me quedo con el bebé y tu date una panzada de plancha", de eso nada monada. Tú a tu bebé, a descansar cuando él lo haga, a dedicarte a él, a compartir todos los minutos del día a su lado.

    Es importante sentar las bases incluso antes de que nazca, que luego nos obnubilamos un poquito, lo cual es lógico: subidón de hormonas, subidón de amor, subidón de todo hija mía. Visitas, las justas y cuanto más tarde mejor. Y las que vayan, un ratito y listos. Y a partir de ahí a disfrutar de tu maternidad.... pero ojo, siempre a tu manera ;) Besos

    ResponderEliminar
  7. estoy de acuerdo con tu entrada pero te falta un grupo de personas...aquellas que durante tu embarazo lo pasan sin pena ni gloria, vaya, que ni mucho ni poco...pero luego nace el bebe y se vuelven locos como si no hubiera un mañana ajajaja

    ResponderEliminar